por parte de la población

La pérdida de confianza en la ciudadanía en medio de crisis en las policías

Tanto el ex director de la Policía de Investigaciones, Sergio Muñoz, como el director general de Carabineros, Ricardo Yáñez, se encuentran no solo cuestionados, sino que enfrentan un complejo escenario judicial.
martes 19 de marzo de 2024

En noviembre pasado, el Centro de Investigación Periodística (CIPER) dio a conocer que el reconocido abogado, Luis Hermosilla, presuntamente le habría pagado a funcionarios del Servicio de Impuestos Internos (SII) y de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) para obtener información privilegiada que beneficiara a su cliente, Daniel Sauer.

“De este hueón dependemos. Aquí es donde podemos meter manos, así se arreglan estas huevás (sic)”, afirmó en un audio filtrado.

En esta línea, el Consejo de Defensa del Estado (CDE) se querelló en contra de Hermosilla, Sauer, además de otra jurista, Leonarda Villalobos, por los supuestos delitos de soborno y cohecho. 

Sin embargo, el pasado viernes, el denominado “Caso Audios” tuvo otro capítulo, cuando el director de la Policía de Investigaciones (PDI), Sergio Muñoz, renunció a su cargo debido a su próxima formalización. Esto, debido a que se le acusa de filtrar antecedentes reservados a Hermosilla acerca de temáticas que dicen relación con Minera Dominga, Enjoy e incluso con la causa en contra del ex alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba.

Como si no fuese suficiente, el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, también será formalizado, pero por presuntas violaciones a los derechos humanos realizadas durante el estallido social.

No obstante, más allá de que sus responsabilidades serán determinadas por los procesos judiciales correspondientes, lo cierto es que este escenario podría afectar la confianza de la población en estas dos instituciones, dos de las más valoradas por las personas.

Sin ir más lejos, de acuerdo con el Centro de Estudios Públicos (CEP), tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros gozan de un 48 y 52% de confianza respectivamente, cifras  que las ubican como las instituciones con mejor evaluación.

“La simultaneidad de los crecimientos junto con los decrecimientos en los niveles de confianza permite concluir que la confianza en algunas instituciones no es indiferente a la certidumbre en otras, posiblemente por una percepción de interconexión o influencia. Esto, puede generar un efecto de ‘arrastre’ en los niveles de confianza en instituciones que, como el gobierno, impactan la confianza en instituciones vinculadas, como los medios nacionales y Carabineros”, se agrega en el estudio del CEP.

Para el sociólogo y académico de la Universidad de La Serena (ULS), Cristian Blanco, actualmente nos encontramos en presencia de una sociedad de la incertidumbre y del desencanto.

“Esto, porque las instituciones que durante décadas se constituyeron en garantes de orden junto con justicia social están siendo cuestionadas por graves problemas que afectan la ética y la credibilidad de aquellas personas cuya principal labor era garantizar confianza o seguridad”, complementó.

De este modo, el sociólogo manifestó que, ante este escenario, la población desarrolla sentimientos de desencanto o decepción a causa de que se produce un quiebre entre lo que estas instituciones representan y lo que las acciones sucedidas demuestran.

“Pues, lamentablemente, el ser humano no personaliza las acciones en un individuo en particular, sino que más bien las extrapola a toda una institución. Hechos como estos, generan  también anomia además de apatía, provocando que el ciudadano no se sienta parte de esta sociedad y opte por alejarse de la misma o simplemente despersonalizarse de los acontecimientos (…), cayendo en un desencanto generalizado que finalmente lleve al desarrollo de cuadros psicológicos importantes como la angustia junto con depresión”, dijo.

NO ACTÚAN DE ACUERDO A SU IDONEIDAD PARA EL CARGO

Entretanto, el también sociólogo y académico de la Universidad Central (UCEN), Camilo Améstica, sostuvo que más que confianza, instituciones como la PDI o Carabineros han ido perdiendo legitimidad entre la población.

“Existen ciertas personas que tienen cargos especiales y que se comportan según la norma. Esto, es especialmente válido cuando hablamos de autoridades mayores (…). Al parecer, aunque son casos diferentes, en ambos habría una actuación que no se ciñe a los criterios técnicos por los que fueron designados. Asumimos que tienen un carácter particular, pero están actuando como cualquier integrante de la población”, añadió.

 EL SISTEMA POLICIAL CON MENOR CORRUPTIBILIDAD

Por último, el ex jefe de la Cuarta Zona de Carabineros, Jorge Tobar, aseguró que, tanto en el caso del ex director de la PDI, Sergio Muñoz, como en del general director, Ricardo Yáñez, debe primar la presunción de inocencia.

“A pesar de que las situaciones que afectan a ambos jefes policiales son graves, de importancia para la opinión pública y toda la institucionalidad, me parece que en su sustancia son muy diferentes entre sí (…). Con todo, esta acusación que pesa sobre el ex director general de la Policía de Investigaciones, hasta el momento, solo lo compromete a él y no a la institución en general. Esta, junto con Carabineros de Chile, cuentan con una altísima confianza ciudadana además de que, en el nivel internacional, el sistema policial chileno está entre los de más baja corruptibilidad en Latinoamérica”, concluyó.