PROCESO SERÁ PAULATINO HASTA EL AÑO 2028

Gremios califican de manera positiva el primer mes de vigencia de las “40 horas

Representantes de los principales rubros económicos de la región, analizaron la implementación de la normativa, destacando que se ha llevado a cabo sin problemas, salvo en algunas empresas de menor tamaño. Por otro lado, solo 12 denuncias en la zona ha registrado la Dirección del Trabajo por no respetar la nueva legislación.
miércoles 29 de mayo de 2024

Más de 100 mil trabajadores han registrado una reducción de su jornada laboral con la puesta en marcha de la ley de las “40 horas”, que comenzó a regir en abril en la Región de Coquimbo y en el resto del país. En total, son más de 150 las empresas de la zona que ya habían adelantado la aplicación de dicha normativa, cuya puesta en marcha será gradual hasta el año 2028.

A modo de balance de este primer mes, Francisco Brizuela, seremi del Trabajo, señaló que esta ley “es un gran avance en materia de conciliación de la vida personal, familiar y laboral y un avance hacia el trabajo decente”. Brizuela aseguró que, como gobierno, han acompañado su implementación y, a través de la Dirección del Trabajo, “se está fiscalizando el cumplimiento de la normativa”.

Según el reporte realizado por la Dirección del Trabajo, entre el 26 de abril y el 27 de mayo, las denuncias recibidas a la fecha por no respetar la nueva legislación alcanzan las 510 en todo el país, es decir, representan el 5,8% del total. En la Región de Coquimbo, estas suman 12.

Mirada desde los Gremios

Desde el mundo empresarial, el análisis que se realiza, a un mes de la entrada en vigencia de las 40 horas, es en general positivo. Al respecto, Ricardo Guerrero, gerente de la Corporación Industrial para el Desarrollo Regional de Coquimbo (CIDERE), destacó que las empresas asociadas a dicha entidad ya están aplicando la reducción horaria dispuesta por la ley. “Acertadamente, la norma contempló un plazo para iniciar su aplicación y un periodo de aumento progresivo en el descuento de tiempo trabajado hasta llegar a las 40 horas. De modo que, en líneas generales, la reglamentación se está implementando sin problemas”, destacó.

No obstante, Guerrero reconoció que ha habido polémicas por dictámenes de la Dirección del Trabajo que, en la práctica, “han restringido las opciones para los empleadores. Además, se mantiene un margen de duda con respecto a la interpretación del artículo 22 del Código del Trabajo, que identifica las excepciones a la limitación de jornada, llegando incluso a establecer que, en caso de controversia, serán sus inspectores quienes determinen si corresponde o no”.

En el rubro del comercio, la implementación de la ley también se ha estado llevando de manera paulatina. Carlos Orrego Torrico, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de La Serena, aseguró que este proceso “no ha generado mayores dificultades, sobre todo en las empresas que tienen un número mayor de trabajadores, sobre 5, dado que no provoca un gran impacto, considerando que hay una facilidad para poder suplir ese tiempo que hoy están usando los trabajadores para su descanso”.

Sin embargo, Orrego aclaró, “en las empresas que tienen un número menor sí genera un impacto, dado que es más difícil cubrir ese horario”. En esa línea, destacó que “si bien es un proceso, los empresarios están absolutamente comprometidos y los trabajadores están agradecidos de este proyecto, por lo tanto, nosotros como empresarios, vamos a seguir implementándolo de la mejor manera en conjunto con nuestros colaboradores para que se cumpla el objetivo real de que las personas logren descansar adecuadamente, o más que antes, y puedan destinar tiempo a sus familias”.

Dificultades 

En relación a las empresas pequeñas que, como se expresó anteriormente, son quienes más han recibido el impacto de la reducción de la jornada laboral, Marcos Carrasco, presidente de la Multigremial de la Región de Coquimbo, afirmó que, si bien la implementación de la medida es progresiva, las empresas pequeñas deben asumir un aumento en sus costos que, a la larga, les impacta. “Por ejemplo, en una pequeña cafetería o un restaurante, donde tienen 3 o 4 empleados, la verdad es que se complica”, puntualizó.

A su juicio, “no es el mejor momento para poder aplicar este tipo de iniciativas, producto de las dificultades para sostener nuestros negocios, o el dar cumplimiento a nuestros clientes en términos de horario de apertura y de cierre. La idea, por supuesto, cuando los costos son altos, es poder tener el mayor tiempo posible y a su vez manejar los horarios necesarios para atender al público en el momento oportuno”.

Según Carrasco, “se entiende que para las empresas grandes, donde hay cientos de trabajadores, la medida se hace un poco más fácil, producto del mismo volumen de empleados, pero en este caso, para las pequeñas empresas, se complica”. En ese sentido, el dirigente gremial advirtió que el panorama económico para las pymes “se hace cada día más difícil. Creemos que éste no es el camino. Ojalá que las autoridades puedan tomar en cuenta y considerar a las pymes para la implementación de nuevas medidas”.