Hugo Bustamante

Posibles restos de otras víctimas de Hugo Bustamante estarían a 5 metros del lugar donde enterró a Ambar

Unas horas caóticas para las policías tras la sorpresiva confesión del asesino de Ámbar Cornejo, Hugo Bustamante, quien a través de una investigación de Ciper reveló haber matado a dos personas en los años noventa. En medio de diligencias, se indica que los cuerpos podrían estar a 5 metros del lugar donde fue encontrada la adolescente en 2020, llevando a un operativo en Villa Alemana en la dirección Covadonga 641.
viernes 07 de junio de 2024

Unas horas caóticas han vivido las policías tras la sorpresiva confesión de Hugo Bustamante, el asesino de Ámbar Cornejo.

Y es que a través de una investigación publicada en Ciper, el “asesino del tambor” confesó haber asesinado a dos personas en los años noventa.

Es en este sentido, y en medio de diligencias, fuentes oficiales cercanas a Radio Bío Bío en Valparaíso, afirmaron que los cuerpos estarían a 5 metros de donde fue encontrada la adolescente enterrada en 2020.

Por lo mismo, un operativo se está desarrollando en Villa Alemana. Específicamente en Covadonga 641.

Personal de la Brigada de Homicidios de la PDI con palas, chuzos y carretillas, ingresó a la vivienda para comenzar con los peritajes.

Esto pues, Hugo Bustamante, en la confesión que le realiza a la periodista Ivonne Toro y posteriormente al gendarme, entrega la ubicación donde enterró los cuerpos.

Cabe recordar que todo nace a raíz de la investigación de dicha periodista, quien recopiló datos durante cuatro años para el libro “La niña Ámbar”.

Es ahí, cuando Bustamante revela haber asesinado a Elena Hinojosa y Eduardo Páez en 1996. No solo eso, sino también detalló dónde los dejó.

De este crimen, nadie estaba al tanto. Por lo mismo, sobre las victimas pesaban denuncias por presunta desgracia.

En cuanto a las diligencias que la PDI está realizando en dicho domicilio, el jefe de la Brigada de Homicidio, Victor Pérez, entregó más detalles.

Finalmente, Hugo Bustamante, el asesino de Ámbar Cornejo, le confesó al gendarme haber enterrado los cuerpo en dos fosas que él posteriormente tapó.