Agricultores inician la mejor temporada de la última década en disponibilidad de agua

La capacidad embalsada en la región ya llega a un 50% y se estima que infraestructuras como el Puclaro incluso lleguen a su llenado total. No obstante, los regantes mantienen la cautela
La mayor disponibilidad en el embalse La Paloma permitirá que los regantes reciban poco más del doble de la dotación de agua que recibieron el año pasado. FOTO LAUTARO CARMONA
La mayor disponibilidad en el embalse La Paloma permitirá que los regantes reciban poco más del doble de la dotación de agua que recibieron el año pasado. FOTO LAUTARO CARMONA
sábado 10 de septiembre de 2016

Las asociaciones de regantes coinciden en que el escenario actual de disponibilidad de agua es el mejor que se registra desde hace casi una década en la región. Al iniciar la temporada agrícola, los embalses de la zona suman 686,57 millones de metros cúbicos (52%), cifra muy distinta a los 149,39 millones de metros cúbicos que se disponían en el mismo periodo del año pasado.

 A eso se suma además que la nieve acumulada en la cordillera permitirá un panorama de deshielos que acrecentaría aún más estas reservas. Existe tranquilidad, pero los encargados de administrar el recurso señalan que de igual forma mantienen la cautela.

En el Limarí, embalses como Cogotí presentan 3 veces más de capacidad de la que tenían al comenzar septiembre de 2015, pasando de 21,56 millones de metros cúbicos a los actuales 92,33 millones de metros cúbicos (63%). En el caso de Recoleta, es 5 veces más, pues el año pasado contaba solo con 13,50 millones de metros cúbicos y hoy las cifras llegan a 61,88 millones de metros cúbicos.

Paloma, la infraestructura de mayor envergadura en la zona, a la fecha ya cuenta con 265,46 millones de metros cúbicos, que se comparan con los 45,47 que tenía el 2015.

José Eugenio González, vicepresidente del Consejo de Administración del Embalse Paloma, señala que este positivo escenario les permitirá tener una dotación de poco más del doble que el año pasado. “El 2015 se repartieron 44 millones de metros cúbicos y este año ya se definió que será de 100 millones de metros cúbicos en el embalse Paloma”.

Esto significa, indica, que podrían llegar al mes de abril con 200 millones de metros cúbicos de disponibilidad en la infraestructura ubicada en la comuna de Monte Patria. “La idea es asignar un tercio y guardar los otros dos tercios”.

En cuanto a las reservas de nieve que mantienen, dice que de acuerdo a la proyección que hizo el profesor Pablo Álvarez, de la Universidad de La Serena, desde septiembre a abril a este embalse deberían llegar 103 millones de metros cúbicos adicionales, a Cogotí algo más de 30 millones de metros cúbicos y a Recoleta una cifra similar.

“Lo que esperamos ahora es ir de menos a más, ir con mucha prudencia y ya con estos 100 millones por lo menos tenemos una cantidad razonable para que todas las plantaciones que se salvaron puedan recuperarse y ojalá ya estar en plena producción la próxima temporada”, sostuvo González.

En el valle de Elqui, el panorama es igual de alentador, con un Puclaro que incluso se estima que podría llegar a su llenado total en enero de 2017. Actualmente, cuenta con reservas por 147,91 millones de metros cúbicos, 74% de su capacidad total. A esto se suma la disponibilidad de La Laguna en la cordillera, que mantiene lleno total, con 38,20 millones de metros cúbicos.

Escenario expectante

La presidenta de la Junta de Vigilancia del Río Elqui, Mariela Arqueros, señala que parten la temporada con un 45% de desmarque, que se compara con el año anterior, donde solo tuvieron un 23% de desmarque. “Esto nos va a permitir partir la siguiente temporada con los dos embalses llenos y a la espera de lo que ocurra en el invierno”.

Cabe destacar que la última vez que Puclaro estuvo llevo fue el 2009. Asegura que el escenario es positivo, pero que mantienen la cautela. “Hemos tratado de exponer la idea de que esta será una temporada excepcional, que va a haber una muy buena distribución de agua y, dependiendo del comportamiento del próximo invierno, vamos a volver probablemente a hacer restricciones en la siguiente temporada”, especificó.

En Choapa, en tanto, es donde se presenta el mejor panorama en cuanto a disponibilidad hídrica, pues tanto Corrales como el Bato se encuentran en su máxima capacidad. Por su parte Culimo, que estuvo seco por muchos años, ahora cuenta con reservas por 4,72 millones de metros cúbicos. 3702i