Maquillaje

¿El primer maquillaje? Excavación de arqueólogos encuentra lápiz labial de hace 4.000 mil años

Sin ir más lejos, existen evidencias científicas de que las culturas egipcias utilizaban cosméticos hace entre 3500 años a.C.
martes 11 de junio de 2024

El uso del maquillaje es una práctica que se remonta a tiempos milenarios. Existen evidencias científicas de que las culturas egipcias utilizaban cosméticos hace entre 3500 y 5000 años a.C.

Es por ello que hallazgos como el realizado por científicos de la Universidad de Teherán, quienes encontraron lo que sería el lápiz labial más antiguo conocido, resultan fascinantes.

De acuerdo con Science Alert, un grupo de arqueólogos excavó en una región de Irán y encontró un pequeño recipiente cilíndrico que contenía un pigmento rojo y brillante.

Básicamente, hallaron un antiguo lápiz labial. Los expertos de la Universidad de Teherán analizaron los componentes del pigmento y descubrieron que son muy similares a los que se utilizan en los cosméticos actuales.

El recipiente, hecho de una piedra que se cree tiene 4000 años de antigüedad, es el objeto de este tipo más antiguo jamás encontrado.

“El cosmético de color rojo intenso es compatible con una preparación para colorear los labios (probablemente la más antigua documentada hasta ahora) y enriquece la gama de prácticas cosméticas dentro del calcolítico (Edad de Bronce)”, explica el estudio liderado por Nasir Eskandari de la Universidad de Teherán.

Science Alert también informa que los cosméticos no son algo nuevo en la historia de la humanidad. El delineador de ojos Hohl, las sombras de ojos, las bases faciales y otros maquillajes formaban parte de la cultura egipcia y del Cercano Oriente hace entre 5000 y 3500 años a.C.

Sin embargo, hasta ahora se tenía poca información sobre el origen del labial.

El arqueólogo Massimo Vidale de la Universidad de Padua en Italia explicó a la revista Smithsonian: “Creo que la escasa atención prestada a esta antigua industria de la Edad del Bronce se debe a que se ha considerado un ‘asunto de mujeres’ secundario. Por el contrario, fue una costosa expresión de lujo que jugó un papel crucial en la configuración de la interacción social en las jerarquías de las primeras ciudades”.